Especialidades / Pruebas Diagnósticas

  • Mamografía

    La mamografía es una técnica radiológica que se utiliza para el diagnóstico precoz del cáncer de mama. Puede permitir encontrar un cáncer en fases iniciales, lo cual permite mejorar las tasas de curación.


    Se trata de una técnica no invasiva que supone la obtención de imágenes radiológicas de ambas mamas, generalmente 2 de cada mama (oblicua y cráneo caudal) aunque en ocasiones hay que realizar otras proyecciones y/o repetir alguna de las realizadas. La exploración la realizará un técnico/a en radiología, y las interpretará un Médico Radiólogo.


    No requiere una preparación especial, aunque se desaconseja el uso de desodorantes y polvos de talco previamente a su realización.


    Es especialmente eficaz en del diagnóstico de las microcalcificaciones, que pueden constituir un signo precoz del cáncer de mama, y son difícilmente o no detectables por otras técnicas de imagen (por ejemplo la ecografía o la resonancia magnética).


    Su realización está indicada de forma anual a partir de los 40 años. No obstante los antecedentes familiares pueden aconsejar su realización antes.


    Es importante aportar las mamografías de los dos últimos años para poder comparar los estudios.


    En ocasiones la densidad de la fibra mamaria y/o la presencia de nódulos, hará necesario completar posteriormente el estudio con una ecografía mamaria.

  • Ecografía Ginecológica Y Transvaginal

    La ecografía ginecológica es una técnica exploratoria que mediante ultrasonidos, visualizamos los genitales internos (útero, ovarios y trompas). En ocasiones se aplica el "efecto Doppler continuo o pulsado", que permite obtener información sobre la velocidad y el desplazamiento de la sangre, evaluando la normalidad de los flujos sanguíneos en los órganos de la pelvis, y por consiguiente ayuda a valorar la aparición de vascularización en masas tumorales, determinar el ciclo menstrual y la ovulación, y evaluar procesos benignos y malignos... mejorando el diagnóstico y ayudando a la toma de una decisión médica.


    ¿Cómo se realiza?


    La mayoría de las ecografías ginecológicas se realizan por vía transvaginal (a través de la vagina), siendo ésta la mejor vía para valorar los órganos pélvicos debido a la proximidad de la sonda a la zona que se quiere estudiar. Cuando no es posible (mujeres que no han tenido relaciones sexuales o en algún otro caso especial), utilizamos la vía abdominal o transvesical, aunque las imágenes obtenidas no son tan buenas.


    ¿Preparación?


    Se puede realizar en cualquier momento, aunque dependiendo de lo que se quiera estudiar (cavidad endometrial...) puede ser necesario realizarla unos días después de finalizar la menstruación.


    Cuando se realiza por vía abdominal se requiere beber entre 1 y 2 litros de agua 90 minutos antes de la prueba. Vía vaginal no se requiere ninguna preparación en especial.

  • Ecografía Mamaria, PAAF, Corebiopsia

    La ecografía mamaria es una técnica que utiliza la técnica de los ultrasonidos para el estudio de la mama. Es esencial para el diagnóstico diferencial de nódulos palpables en la exploración ginecológica o visibles en una mamografía. También se utiliza de guía en procedimientos invasivos.


    No sustituye a la mamografía, ya que es incapaz de detectar microcalcificaciones. En cambio es muy útil para distinguir entre un nódulo sólido o quístico (liquido). Y es de gran ayuda para identificar nódulos en mamas muy densas radiológicamente.


    Con la guía de la ecografía se pueden realizar pruebas mínimamente invasivas como son la punción aspiración con aguja fina (PAAF) o la biopsia con aguja gruesa (COREBIOPSIA).


    La punción aspiración con aguja fina (PAAF) permite en el mismo momento de la ecografía aspirar el contenido de la lesión para estudio citológico. La ecografía permite dirigir la aguja hacía el sitio exacto de la lesión.


    En la corebiopsia, guiada por ecografía se utilizará una aguja gruesa lo que permitirá al radiólogo obtener una pequeña muestra de tejido para su estudio anatomopatológico. En esta técnica se utiliza una pequeña dosis de anestesia local.


    La ecografía también permite la localización mamaria de lesiones no palpables para la cirugía, mediante la colocación de un arpón que indica la situación de la lesión al cirujano y facilita su exéresis.

  • Histeroscópia Diagnóstica

    La histeroscopia es un procedimiento diagnóstico para ver el interior del útero. .


    La histeroscopia es un procedimiento diagnóstico para ver el interior del útero. 


    El histeroscopio es un instrumento delgado parecido a un telescopio que se introduce en el útero a través de la vagina y el cuello uterino. 


    Se puede utilizar solo para ver (histeroscopia diagnóstica) o como técnica de cirugía (histeroscopia quirúrgica


    Esta técnica ayuda al medico a diagnosticar o tratar problemas uterinos.


    Uno de los usos más comunes de la histeroscopia es determinar la causa del sangrado uterino anormal, en mujeres en edad fértil con sangrado abundante o irregular o en la menopausia.


    El sangrado puede ser debido a la presencia de tumores benignos como fibromas o pólipos visualizables mediante histeroscopia. Asimismo se puede obtener una muestra de tejido para realizar una biopsia.


    Otras indicaciones frecuentes son:


    - estudio de esterilidad o infertilidad (abortos de repetición)


    - Sospecha de alteraciones en la cavidad uterina tras ecografía u otras técnicas de diagnóstico por la imagen


    - Control tras cirugía uterina


    - Extracción de DIU cuando es dificultosa


    La histeroscopia diagnóstica se realiza en la consulta y suele ser bien tolerada. 


    Se pueden notar ciertas molestias similares a "molestias de regla". Según las características de la paciente se puede administrar una medicación antes de realizar la prueba.


    Los riesgos de la histeroscopia diagnóstica son mínimos. En algunos casos ocurre una reacción vagal (sensación de mareo) durante o tras la prueba. Las complicaciones son muy poco frecuentes (sangrado, infección, lesión de la pared uterina).


    La histeroscopia quirúrgica se realiza en clínica y permite resolver la mayoría de alteraciones de la cavidad uterina: extracción de pólipos, miomas, adherencias y corrección de malformaciones uterinas (septos).


  • Biopsia Cérvix, Vulva Y Endometrio

    La biopsia es la toma de una muestra de tejido para su estudio microscópico en el laboratorio. Sirve para confirmar o descartar la presencia de una lesión ginecológica que requiera tratamiento posterior.


    La biopsia es la toma de una muestra de tejido para su estudio microscópico en el laboratorio. Sirve para confirmar o descartar la presencia de una lesión ginecológica que requiera tratamiento posterior.


    En una exploración ginecológica de rutina se exploran los genitales externos y el cuello del útero. Ante la sospecha de cualquier anomalía a esos niveles, se procederá a la toma de una pequeña muestra de tejido (biopsia) para ser analizada en el laboratorio. En el caso de la zona vulvar, la toma de biopsia puede requerir anestesia local. La biopsia de cérvix (cuello del útero) habitualemente no requiere anestesia y se realiza en el transcurso de una colposcopia. En ambos casos la prueba se realiza de manera ambulatoria y no requiere ingreso ni cuidados especiales.


    Cuando se sospecha que pueda existir una anomalía en la capa interna que reviste el útero (endometrio) se debe realizar una biopsia para descartar la presencia de lesiones. Es un proceso que puede causar una pequeña molestia, pues se introduce una cánula en el interior uterino, y se realiza en la consulta sin necesidad de anestesia.  Esta prueba puede ser necesaria, por ejemplo, si usted presenta sangrado después de haber pasado la menopausia. 


  • Colposcopia

    En algunos casos, ante un resultado anormal en la citología se procede al examen bajo microscopio del cuello del útero. Esta prueba se denomina colposcopia y se realiza en la consulta. Se utilizan distintas tinciones para poner de manifiesto las posibles lesiones que  deban ser estudiadas


    Si su médico observa alguna, puede realizarle en el mismo acto una pequeña biopsia para su estudio en el laboratorio.


    La colposcopia es un complemento para el estudio del cuello del útero en el caso de anomalías en la citología, para su correcta realización la paciente no debe presentar la menstruación.

  • Citología

    La citología es una de las principales actividades para la prevención del cáncer de cuello del útero y constituye una parte muy importante de la revisión ginecológica. Usted no debe presentar la menstruación cuando acuda a realizarse la citología


    Durante una rápida, sencilla e indolora exploración, el médico recogerá una muestra de células del cuello del útero usando una pequeña espátula o un cepillito. 


    Estas células serán enviadas al laboratorio, donde serán examinadas a la  búsqueda de anormalidades.


    La mayoría de las mujeres tienen una citología normal. En este caso, el riesgo de que aparezca un cáncer de cuello de útero es muy bajo; usted debe continuar con su programa normal de revisiones, que en Ginexvalles realizaremos con una periodicidad anual.


    Una citología anormal normalmente obliga a la realización de pruebas complementarias  (colposcopia y biopsia, determinación del virus del papiloma humano) o puede obligar a realizar una nueva toma en un periodo de tiempo más corto de al menos (3meses, 6 meses…).


    En algunos casos la citología puede poner de manifiesto alguna infección vaginal ( candidasis, gardnerella…) que pueda haber pasado desapercibida para usted por la ausencia de síntomas, y que no reviste gravedad. En ese caso su ginecólogo le prescribirá el tratamiento necesario y en la mayoría de casos deberá regresar a la consulta para repetir la citología.