Tratamientos

">

Control Del Embarazo Normal Y Patológico

Desde el periodo preconcepcional hasta el postparto y la lactancia, en Ginexvalles ofrecemos todas las pruebas necesarias y las más innovadoras para el seguimiento de embarazos tanto de bajo como de alto riesgo.


Habitualmente el control normal del embarazo requiere visitas con una periodicidad mensual, aunque en algunos casos y tanto al inicio como al final del embarazo, su ginecólogo le puede indicar la conveniencia de acudir a la consulta más a menudo.


Test de embarazo positivo:  Se aconseja acudir a la consulta alrededor de 6-8 semanas tras la última regla si se ha realizado el test de embarazo y éste ha resultado positivo. El objetivo de la primera visita es confirmar el embarazo y poder datarlo para iniciar los controles pertinentes


Primer trimestre: Alrededor de las 10-12 semanas de embarazo deberá realizarse una primera analítica para, entre otras cosas, evaluar su estado de salud general, conocer su grupo sanguíneo, descartar la presencia de infecciones transmisibles al feto y conocer el valor de determinadas hormonas necesarias para el diagnóstico prenatal de problemas cromosómicos en su bebé. Entre la semana 12 y la 13 idealmente, le realizaremos una ecografía que tiene como objetivo principal la medición del pliegue nucal del embrión, que junto con la analítica nos permitirá establecer un cálculo aproximado de riesgo para determinadas enfermedades (Sindrome de Down, Sindrome de Edwards…). Su ginecólogo/a le informará de más opciones para descartar este tipo de enfermedades.


Segundo trimestre: Coincidiendo con una mejoría de sus síntomas iniciales del embarazo (las náuseas, los vómitos…) seguiremos el control de su gestación durante todo el segundo trimestre, que se inicia alrededor de la semana 14. En la semana 20-21 se le practicará una nueva ecografía, la denominada Ecografía morfológica, que es una ecografía de alta resolución en la que se visualizan los distintos órganos del bebé y permite descartar anomalías estructurales mayores en el feto y determinar con alta fiabilidad el sexo del bebé. Un análisis de sangre entre la semana 24 y la 28 descartará la presencia de diabetes gestacional y permitirá hacer un seguimiento de su estado básico de salud.


Tercer trimestre: El control del crecimiento del bebé marca el seguimiento durante este trimestre. La ecografía de las 33 semanas permite detectar aquellos bebés que son pequeños para su edad de gestación o aquellos que crecen excesivamente, así como evaluar la posición del bebé y el estado del flujo placentario y líquido amniótico. Un mes antes de la fecha prevista de parto se cursará la última analítica y se tomará una muestra vaginal y rectal de la mamá para descartar la presencia de infecciones que obliguen a un tratamiento antes o durante el parto. Al aproximarse al término del embarazo y con la periodicidad que determine su ginecólogo se realizarán controles de monitorización fetal, que tienen por objetivo comprobar el bienestar del feto y determinar la presencia de contracciones uterinas.


En Ginexvalles sabemos que cada embarazo, cada mamá y cada bebé son diferentes, y  por tanto, cada uno de ellos necesita una evaluación individualizada sobre este básico esquema común. El objetivo final es acompañar a las familias en esta etapa vital de la mujer con el deseo común en todo momento de su bienestar y el de su futuro hijo.